Lo primero que el ser humano experimenta (y lo que más rápido olvida también) es el ejercicio de su propio re-conocimiento.

De bebé nos divertíamos saboreándonos cada parte de nuestro cuerpo … de mayores muchos sólo sabemos criticarnos y reclamarnos por su apariencia. Unos comienzan por escribir mamá o papá y otros lo que les rodea.

Nuestra hija mayor tuvo por primera frase “bola de pelo” que describía a su pequeño perro Moro y ella en un afán por demostrar cuánto sabía no articulaba palabras sueltas, sino una frase completa!!.

Nuestro segundo hijo comenzó a leer antes que escribir y sus primeros reconocimientos fueron “Mario” “luigi” … en la wikipedia!

La pequeña Abril la bateó de homerun: su primer reconocimiento es a sí misma: “Abril” es la primera palabra que aprendió a leer y a escribir de forma simultánea.

Hay una foto del día en que ocurrió.