Emancipando al conocimiento.

Historias de una sentipensante y proletaria del conocimiento y su andar mayéutico por la senda de la escritura

Trazabilidad del conocimiento

Leí hace agun tiempo que, en el camino hacia la cultura libre, requeríamos de la muerte del autor. En el artículo, los/-as cultores/-as de Sursiendo nos hablan del endiosamiento de quien se abroga la autoría de algo y su negación al hecho, prácticamente irrefutable, de que la cultura es hija de la remezcla e interpretación.

Sin pretender defender ese endiosamiento del/-la autor/-a, debo confesar mi casi absoluto convencimiento de que si bien es cierto que no somos dueños/-as de lo que pensamos como un producto genuinamente único y de nuestra propiedad, el reconocimiento de aquellos/-as de quienes hemos bebido (y a veces regurgitado también, por qué no) conceptos e ideas, es absolutamente necesario.

Para mi cada día es más evidente que el reconocimiento explícito del origen de los términos que usamos porque los hayamos bebido de otros/-as permite su trazabilidad y, sobre todo, habla de nuestra honestidad intelectual.

No pretendo esgrimir aquí argumentos morales, apenas decir que, en medio de esa evidente y notoria remezcla de la que somos objeto y también sujeto, es evidentemente necesario, reconocer cada uno de los pliegues de los cuales se configura aquello que vamos siendo, intelectual y socialmente.

Observaciones pesimistas

Agruparnos en torno a colectivos de individuos con comunión de intereses, pujando por cambios estructurales, nos hace girar en torno a otra lógica distinta a la tradicional tecnocrática.

Desde ese plano distinto al de la lógica burocrática tradicional de las instituciones públicas, debemos asumir que quizás, no deberíamos insistir que, como primera opción para ese cambio requerimos el apoyo de las instituciones públicas y privadas, desde ellas y con su apoyo.

Organizacionalmente hablando, considero un suicido del colectivo que opera en torno a intereses también colectivos, insistir en el apoyo institucional como única vía para su logro. Sin embargo, esa creencia es uno de los sinsentidos de mayor propagación viral que logro ver por estos días: creo que todo intento de cambio a la lógica institucional estatal establecida, que opere desde fuera de esa lógia parece tener un nivel de posibilidad de ocurrencia inversamente proporcional a la sumatoria de la longevidad de la institución y el tiempo de antigüedad de su personal.

Lo cual lo traduzco de la evidencia empirica de que ninguna institución atenta de modo consciente contra la subsistencia de su propia lógica y, por tanto, todo cambio que afecte y subvierta de algún modo su propia lógica de subsistencia per se, está condenado al fracaso.

Súbditos ciudadanos

La materialización del bien público debe ser el propósito consciente emprendido por los individuos, y no una consecuencia tanto initable como involuntaria. Es decir, si la sociedad americana debía culmnar el tránsito de la rusticiad hacia la Ilustración, ello debía exigir el esfuerzo actio de individuos comprometios éticamente con este fin, depositarios de la responsabilidad cívica correspondiente para tales derroteros

Eugenio de Santa Cruz y Espejo, Quito, 1780

Tomado de:

Guerrero, C. (2006) Súbditos ciudadanos. Antinomias en a ilustración de la América Andina. Caracas: CELARG

Lo simple y lo complejo

Me gustaría contar una historia que creo es una explicación probable al modo en el cual el conocimiento fue complejizado, compartimentado y enajenado progresivamente de su original propietario: el ser humano. La relataré, sabiendo que faltan infinidad de detalles, incluidas referencias, pero me conformo en confiar en el lector y su confianza en mi relato y en advertirle que no está acabada la historia y no es objetiva, al menos no del modo como suele reclamársele que sean los escritos a quienes hablan de ciencia.

Cuentan que desde que el ser humano comenzó a organizarse emergió el control como problema para el logro de la articulación de grupos en torno a fines específicos.

Mientras las tareas fueron sencillas y los grupos pequeños, dicen, el tema del control podía solucionarse dirimiendo disputas por uso de la fuerza entre pares. Por su parte, estrategias como la negociación, el debate y la generación de consensos, fueron utilizadas por grupos humanos mucho tiempo después, es decir, en la medida en que esos grupos se diversificaban en número, composición, dispersión geográfica, expectativas y aspiraciones. En ese contexto, el control y su ejercicio debieron diversificarse también de modo sustancial, provocando la emergencia de dos grupos claramente diferenciados: dominantes y subyugados.

Read More

Atalayas y visiones

Debo confesar que logro ver con más tino cuál es la comprensión de algunos activistas sobre cosas como libertad, tecnologías libres y demás, y cuál es el esquema de valores sobre el que eso se sustenta. Sin personalismos y sin pasiones también. Ahora bien, con respecto a este hilo, por si a alguien le quedaba alguna duda, cosas que se han leido en las respuestas lo dejan bastante más claro, al menos para mi.

Veo a quienes siguen insistiendo que su comprensión de libertad les faculta para no aceptar, negar e incluso menospreciar la de los demás y pretenden, desde esa atalaya venir a sentar cátedra sobre lo que está permitido y lo que no en un FLISOL. Queremos un Flisol sólo técnico dicen … claro, taylorismo puro … no cuestiones la máquina, apenas aprende y sé maestro en su manejo. Por cierto, me causa mucha sorpresa que algunxs insistan en hablar de “libre” con respecto al código negando la condición de hecho político a la tecnología y pretendiendo que ese concepto de “libre” no es político.

No injerencia, piden (sabrán qué significa??), y luego otros insultan respaldando esta posición … Charming .. sin duda … Nivel técnico, académico y ciudadano.. desbordante… ejemplarizante…

Read More

Re-Conocernos

Lo primero que el ser humano experimenta (y lo que más rápido olvida también) es el ejercicio de su propio re-conocimiento.

De bebé nos divertíamos saboreándonos cada parte de nuestro cuerpo … de mayores muchos sólo sabemos criticarnos y reclamarnos por su apariencia. Unos comienzan por escribir mamá o papá y otros lo que les rodea.

Nuestra hija mayor tuvo por primera frase “bola de pelo” que describía a su pequeño perro Moro y ella en un afán por demostrar cuánto sabía no articulaba palabras sueltas, sino una frase completa!!.

Nuestro segundo hijo comenzó a leer antes que escribir y sus primeros reconocimientos fueron “Mario” “luigi” … en la wikipedia!

La pequeña Abril la bateó de homerun: su primer reconocimiento es a sí misma: “Abril” es la primera palabra que aprendió a leer y a escribir de forma simultánea.

Hay una foto del día en que ocurrió.

Page 3 of 3

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén