Emancipando al conocimiento.

Historias de una sentipensante y proletaria del conocimiento y su andar mayéutico por la senda de la escritura

Author: petrizzo (Page 2 of 3)

About petrizzo

Here are my most recent posts

La significación de las palabras

Se ha caído, sin advertirlo, en el círculo de la relación del hombre  al  ente,  en  cuanto  que  en  este  círculo  es  posible  la  concordancia  entre representar  y  objeto,  concordancia  que  se  llama  “verdad”.  El  mencionado  inventario de la esencia de la palabra y del lenguaje no sólo presupone un saber acerca del  ente  y  del  hombre,  sino  que  se  mueve en  una  esencia  de  la  verdad  que  se  ha admitido sin reparo. Dentro de este círculo ya resuelto, que manifiestamente es el de la metafísica, se mueven, entonces, todas las discusiones sobre el lenguaje y la palabra.  La  metafísica  proporciona  los  ingredientes  de  las  indagaciones  de  la filosofía  del  lenguaje  y  de  la  ciencia  del  lenguaje,  pero  a  la  vez  proporciona inmediatamente y sin que se lo advierta el circuito de los posibles respectos entre los cuales se mueven, en una y otra dirección, las diversas teorías.

Martin Heidegger (1995), La palabra. La significación de las palabras.

Yo, hecha mandala

mandala-2012

Imagen (c) Timea Varga disponible desde (http://mandalas.eu/mandala-art)

La presentación ante otros de aquello que somos, no siempre es tarea fácil. Quizás lo más complicado, hay que decirlo, es que buena parte de nosotros no se ha dado el tiempo de conocerse.

Somos una y somos muchas, somos escuela siendo aprendices, somos hermosas creaciones que se hacen mientras se van haciendo en compañía de otros.

Nos contamos no una sino múltiples veces, porque cada día es un nuevo espacio para dibujar lo que vemos de lo que somos.

Aqui mi cuento de como me vengo viendo por estos días: pensando en categorías que se han ido armando en mi forma de entender el mundo …

soy un mandala que se busca y rebusca, arma y desarma …

Discurso sobre el colonialismo

“Habría que estudiar primero cómo trabaja la colonizaión para descivilizar al colonizador, para embrutecerlo, en el sentido exacto e la palabra para degradarlo, para despertarlo a sus escondidos institintos, a la codicia, a la violencia, al odio racial, al relativismo moral, y demostrar que, cada vez que en Vietnam cortan una cabeza o sacan un ojo y en Francia se acepta, violan a una muchacha y en Francia se acepta, sacrifican a un malgache y en Francia se acepta, un logro de la civlización pende con peso muerto, una regresión universal se opera, una gangrena se instala, un foco de infección se extiende, y al final de todos esos tratados violados, de todas esas mentiras propagadas de todas esas expediciones punitivas toleradas, de todos esos prisioneros atados e “interrogados”, de todos esos patriotas torturados, al final de ese orgullo racial enardecido, al final de esa jactancia desplegada, está el veneno inoculado en las venas de Europa, y el progreso lento, pero seguro, de la salvajizacion del continente”

Aimé Césaire (2015) “Discurso sobre el Colonialismo (1955)”. en No aculturados. El Perro y la Rana: Caracas

El lenguaje: instrumento de construcción del mundo

Hay idiomas en otras comunidades indígenas que incluyen en su propia construcción gramatical al sujeto del conocimiento (indicando si lo que alguien afirma lo sabe por experiencia propia y directa, o si lo sabe por información de alguien que tuvo experiencia directa de los hechos narrados): en esos idiomas sólo es pensable, entonces, afirmar cosas que fueron vividas o por uno mismo o por alguien que uno conoce personalmente. Yo llamo a estas lenguas “idiomas responsables”, porque en ellas siempre está claro cómo se sabe lo que se sabe … a diferencia de nuestras lenguas modernas que yo calificaría de “irresponsables” en las que uno puede llegar a afirmar que “Dios existe” o que “los economistas saben cuál es la salida” sin tomarse la molestia de informar cómo llegó uno a saber cosas tan importantes.

Maduro, O. (2004) Mapas para la fiesta (relexiones latinoamericanas sobre la crisis y el conocimiento) Fundación Centro Gumilla: Caracas pp 89

Ligia: matrona de nacientes

IMG_20150321_114206_peqLigia sería, en palabras de Jacqueline Clarac, una piedra del páramo merideño.

Supe de ella hace años por un trabajo anterior donde yo gestionaba proyectos de ciencia y tecnología en una institución pública del Estado, y ella trabajaba junto con algunas de mis compañeras de oficina.

Pero apenas hace unos días, la vida me regaló la oportunidad de ver, a esa hermosa piedra, florecer en vitalidad y sabiduría ante mis ojos.

Read More

Hablar de Conocimiento Libre: Un rito necesario

Hace poco participé en una investigación articulada de modo militante en torno a las nociones e ideas fuerzas tras el activismo de conocimiento libre. La investigación la condujo Marianicer Figueroa. Lo que a continuación muestro es un primer relato de lo que ese ejercicio  me mostró.

Contándonos

Nombrar en distintos escenarios, momentos, lugares y grupos, la necesidad de cambiar nuestra comprensión como ciudadanos/-as y colectivos, hacia lo técnico y lo tecnológico, y mirar con una visión algo más humanista estos temas que  nos motivan a quienes nos asumimos activistas del conocimiento libre, es algo que me habita desde hace algún tiempo. Esa perspectiva que me parece apropiado nombrar como social hacia lo técnico, se centra en preguntar(me) sobre la situación secuestrada del conocimiento, pese a su condición natural de libre.

La pregunta, la construyo a diario desde distintos espacios en los cuales me sé en compañía con otros/-as. Con esas compañías también habito espacios donde nos dibujamos, contamos historias que nos han sido y nos construimos puentes porque nos reconocemos comunes.

Read More

Del interés en el bien común

“El sistema propuesto ofrece todavía otro inconveniente, que es el poco interés que se tiene por la propiedad común, porque cada uno piensa en sus intereses privados y se cuida poco de los públicos, si no es en cuanto le toca personalmente, pues en todos los demás descansa de buen grado en los cuidados que otros se toman por ellos, sucediendo lo que en una casa servida por muchos criados, que unos por otros resulta mal hecho el servicio.”

Aristóteles, La Política, Libro II Capítulo I (resaltado propio)

Trazabilidad del conocimiento

Leí hace agun tiempo que, en el camino hacia la cultura libre, requeríamos de la muerte del autor. En el artículo, los/-as cultores/-as de Sursiendo nos hablan del endiosamiento de quien se abroga la autoría de algo y su negación al hecho, prácticamente irrefutable, de que la cultura es hija de la remezcla e interpretación.

Sin pretender defender ese endiosamiento del/-la autor/-a, debo confesar mi casi absoluto convencimiento de que si bien es cierto que no somos dueños/-as de lo que pensamos como un producto genuinamente único y de nuestra propiedad, el reconocimiento de aquellos/-as de quienes hemos bebido (y a veces regurgitado también, por qué no) conceptos e ideas, es absolutamente necesario.

Para mi cada día es más evidente que el reconocimiento explícito del origen de los términos que usamos porque los hayamos bebido de otros/-as permite su trazabilidad y, sobre todo, habla de nuestra honestidad intelectual.

No pretendo esgrimir aquí argumentos morales, apenas decir que, en medio de esa evidente y notoria remezcla de la que somos objeto y también sujeto, es evidentemente necesario, reconocer cada uno de los pliegues de los cuales se configura aquello que vamos siendo, intelectual y socialmente.

Observaciones pesimistas

Agruparnos en torno a colectivos de individuos con comunión de intereses, pujando por cambios estructurales, nos hace girar en torno a otra lógica distinta a la tradicional tecnocrática.

Desde ese plano distinto al de la lógica burocrática tradicional de las instituciones públicas, debemos asumir que quizás, no deberíamos insistir que, como primera opción para ese cambio requerimos el apoyo de las instituciones públicas y privadas, desde ellas y con su apoyo.

Organizacionalmente hablando, considero un suicido del colectivo que opera en torno a intereses también colectivos, insistir en el apoyo institucional como única vía para su logro. Sin embargo, esa creencia es uno de los sinsentidos de mayor propagación viral que logro ver por estos días: creo que todo intento de cambio a la lógica institucional estatal establecida, que opere desde fuera de esa lógia parece tener un nivel de posibilidad de ocurrencia inversamente proporcional a la sumatoria de la longevidad de la institución y el tiempo de antigüedad de su personal.

Lo cual lo traduzco de la evidencia empirica de que ninguna institución atenta de modo consciente contra la subsistencia de su propia lógica y, por tanto, todo cambio que afecte y subvierta de algún modo su propia lógica de subsistencia per se, está condenado al fracaso.

Súbditos ciudadanos

La materialización del bien público debe ser el propósito consciente emprendido por los individuos, y no una consecuencia tanto initable como involuntaria. Es decir, si la sociedad americana debía culmnar el tránsito de la rusticiad hacia la Ilustración, ello debía exigir el esfuerzo actio de individuos comprometios éticamente con este fin, depositarios de la responsabilidad cívica correspondiente para tales derroteros

Eugenio de Santa Cruz y Espejo, Quito, 1780

Tomado de:

Guerrero, C. (2006) Súbditos ciudadanos. Antinomias en a ilustración de la América Andina. Caracas: CELARG

Page 2 of 3

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén